Home > Patrimonio de Lagrán > Iglesia parroquial de la Natividad de Nuestra Señora de Lagrán (Lagrán)

Iglesia parroquial de la Natividad de Nuestra Señora de Lagrán (Lagrán)

En lo más alto, dominando la villa, se encuentra la iglesia parroquial dedicada a la Natividad de Nuestra Señora. El pórtico de dos arcos de 1879 da acceso a la portada plateresca del siglo XVI, decorada con imágenes y motivos florales.

La iglesia, de planta rectangular y con tres tramos de bóveda con crucería, fue construida en el siglo XVI  y sustituyó a la anterior, románica, de la que quedan algunos restos en el muro norte. El coro se añadió en 1772, fecha que puede leerse en el arco rebajado. La pila bautismal es gótica, con relieves y octogonal.

La sacristía está adornada con florones y rosetones. El antiguo  púlpito de piedra con los rostros de los apóstoles (siglo XVII-XVIII) se encuentra en el altar mayor al lado izquierdo y sirve de ambón para la lectura litúrgica. La torre es de piedra de sillería, con planta cuadrada. Tiene cuatro huecos para las campanas y está rematada con chapitel piramidal.

En el altar mayor se encuentra una magnífica imagen articulada  de Jesús crucificado, acompañado a los lados por dos grandes cuadros de San Joaquín y Santa Ana, pintados por el pintor mejicano Nicolás Rodriguez Xuarez. Acompañan dos pequeñas tallas de Santa Julita con el niño en brazos y de San Bartolomé.

Al ser rehabilitada la iglesia, el retablo central del siglo XVIII se trasladó al lado izquierdo del altar, donde se encuentra el sagrario con los relieves de la bajada de la cruz de Jesús. En la parte central descansa la imagen de la Natividad de Nuestra Señora, en la parte de arriba, la Asunción de Nuestra Señora, y en lo alto, cerrando el retablo, el Calvario. Bonitos relieves completan el retablo.

Distribuidas alrededor de la iglesia y apoyadas en peanas se encuentran diferentes imágenes, de las cuales destacan las tallas  de la Inmaculada Concepción y la Dolorosa. Los lienzos que se encuentran en el altar mayor, así como el de la Virgen de Guadalupe, fueron donados por Don Francisco Leandro de Viana, Conde de Tepa y Marqués de Prado Alegre, que fue bautizado en la iglesia.

Otra información de interés

Imágenes:

Leader + Gobierno Vasco Europa